Este palacio fue construido a principios del siglo XVII, intramuros de Pastrana antes de la reedificación de la muralla en 1650. Se trató de una sobria construcción de la noble familia de la que toma el nombre, los Burgos. Al igual que el resto de casones del barrio, cuenta con sus jardines y patios, sin llegar a imaginarnos, desde el exterior, las dimensiones de los edificios. Este modelo de casa noble siguió la estela introducida por el diseño del Colegio de San Buenaventura.

Sobre su fachada principal podemos ver el imponente escudo de armas de esta familia, timbrado por la celada que señalaba su hidalguía. En los primeros años del siglo XXI, se ha reedificado como pisos y apartamentos, pero todavía se conserva la estructura del gran portón arquitrabado, los sillares esquineros y la rejería.

PLANO_PASTRANA1