Esta gran casa construida principalmente en ladrillo y con alta galería abierta fue mandada construir en el siglo XVII por fray Pedro González de Mendoza, Obispo de Sigüenza y quinto hijo de los príncipes de Éboli, para que sirviera de residencia a la comunidad de clérigos de la Colegiata de Pastrana. En este edificio vivıá n en comunidad, aunque no sujetos a una regla conventual.

La estructura del edificio responde a la idea de patio central en torno al cual se distribuyen las dependencias. Su fachada, realizada en ladrillo, nos recuerda a la fachada del convento de San Francisco, utilizando una arquitectura sobria, desornamentada, casi racionalista, donde sólo destaca la rica moldura de sus ventanales. Esta semejanza pone de manifiesto la existencia de un mismo arquitecto para los dos edificios, quien también pudo realizar las trazas del Ayuntamiento.

Nos da idea de la importancia religiosa de la Colegiata de Pastrana que en tiempos de máximo esplendor daba cabida a cuarenta y ocho canónigos, solo superado en número por la Catedral Primada de Toledo.

PLANO_PASTRANA1